La pérdida de cabello no es cosa de risa. En Estados Unidos, es un problema que afecta más a las mujeres afrodescendientes. Pero primero, ¿qué es la alopecia? Según la dermatóloga Danita Peoples, de la Universidad Estatal de Wayne, ‘alopecia’ es una palabra médica que se refiere a la pérdida de cabello generalizada.  Y se agregan descriptores que pueden referirse al lugar donde se produce la pérdida de cabello o la causa de la misma.

La alopecia por tracción, por ejemplo, es la pérdida de cabello por trauma o cambios inflamatorios crónicos en los folículos pilosos. Aunque cualquiera puede tener alopecia y puede presentarse a cualquier edad, desde niños hasta adultos, tanto en hombres como en mujeres, es más probable que afecte a los afroamericanos que a los estadounidenses blancos o asiáticos.

El tipo de alopecia más común en las mujeres es la alopecia por tracción puede afectar a personas con determinadas profesiones, como las bailarinas, que llevan el pelo recogido por mayor tiempo. La presión y la fricción de los artículos deportivos para la cabeza, como cascos o gorras de béisbol, también pueden provocar la caída del cabello. Y en algunas partes del norte de Europa, donde es común que las personas se recojan el cabello con regularidad, hay tasas más altas de alopecia por tracción.

La alopecia por tracción afecta a un tercio de las mujeres afrodescendientes, lo que la convierte en el tipo más común de alopecia que afecta a las mujeres negras. ¿Por qué la alopecia por tracción es tan común entre las mujeres afro? Eso se debe a ciertas prácticas de peinado que las mujeres afrodescendientes usan en su cabello: usar tejidos apretados o extensiones, alisarse con calor, entre otras prácticas.  El cabello es un gran problema entre las mujeres afroamericanas de una manera que no lo es para otras.

La doctora Danita Peoples dijo a The Conversation que cuando era niña, sus parientes mayores les decían a las niñas que su cabello era su “gloria suprema”.  «Le dieron mucha importancia a que mantuviéramos nuestro cabello elegante y bien arreglado, y eso generalmente significaba alisarlo. Pero creo que hay menos presión que antes para que las mujeres negras mantengan el cabello alisado, en el lugar de trabajo o en cualquier otro lugar», dijo.

En varias partes del mundo, las personas afrodescendientes han sido señaladas por sus cabellos. ​Por generaciones se les ha dicho que su tipo de cabello es poco estético, que hay algo malo en él y por lo tanto, recurren constantemente a tratamientos estéticos para ‘arreglarlo’. Esto a la larga puede ocasionarles problemas de salud.

  Fuente: https://www.milenio.com/