Mes: febrero 2021 (Página 1 de 2)

Maltrato infantil

Datos y cifras

• Una de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia.

• El maltrato infantil causa alteraciones en la salud mental y física que perduran toda la vida, y sus consecuencias a nivel socioprofesional pueden, en última instancia, ralentizar el desarrollo económico y social de un país.

• Es posible prevenir el maltrato infantil antes de que se produzca, y para ello es necesario un enfoque multisectorial.

• Los programas preventivos eficaces prestan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos.

• La atención continua a los niños y a las familias puede reducir el riesgo de repetición del maltrato y minimizar sus consecuencias.

El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.

Magnitud del problema

El maltrato infantil es un problema mundial con graves consecuencias que pueden durar toda la vida. A pesar de las encuestas nacionales recientes en varios países de ingresos bajos y medianos, faltan todavía datos acerca de la situación actual en muchos países.

El maltrato infantil es complejo y su estudio resulta difícil. Las estimaciones actuales son muy variables, dependiendo del país y del método de investigación utilizado. Dichas estimaciones dependen de:

• Las definiciones de maltrato infantil utilizadas

• El tipo de maltrato infantil estudiado

• La cobertura y la calidad de las estadísticas oficiales

• La cobertura y la calidad de las encuestas basadas en los informes de las propias víctimas, los padres o los cuidadores

No obstante, los estudios internacionales revelan que una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos físicos de niños y 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Además, muchos niños son objeto de maltrato psicológico (también llamado maltrato emocional) y víctimas de desatención.

Se calcula que cada año mueren por homicidio 41.000 menores de 15 años. Esta cifra subestima la verdadera magnitud del problema, dado que una importante proporción de las muertes debidas al maltrato infantil se atribuyen erróneamente a caídas, quemaduras, ahogamientos y otras causas.

En situaciones de conflicto armado y entre los refugiados, las niñas son especialmente vulnerables a la violencia, explotación y abusos sexuales por parte de los combatientes, fuerzas de seguridad, miembros de su comunidad, trabajadores de la asistencia humanitaria y otros.

Consecuencias del maltrato

El maltrato infantil es una causa de sufrimiento para los niños y las familias, y puede tener consecuencias a largo plazo. El maltrato causa estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral temprano. Los casos extremos de estrés pueden alterar el desarrollo de los sistemas nervioso e inmunitario. En consecuencia, los adultos que han sufrido maltrato en la infancia corren mayor riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales, tales como:

• Actos de violencia (como víctimas o perpetradores)

• Depresión

• Consumo de tabaco

• Obesidad

• Comportamientos sexuales de alto riesgo

• Embarazos no deseados

• Consumo indebido de alcohol y drogas

A través de estas consecuencias en la conducta y la salud mental, el maltrato puede contribuir a las enfermedades del corazón, al cáncer, al suicidio y a las infecciones de transmisión sexual.

Más allá de sus consecuencias sanitarias y sociales, el maltrato infantil tiene un impacto económico que abarca los costos de la hospitalización, de los tratamientos por motivos de salud mental, de los servicios sociales para la infancia y los costos sanitarios a largo plazo.

Factores de riesgo

Se han identificado varios factores de riesgo de maltrato infantil. Aunque no están presentes en todos los contextos sociales y culturales, dan una visión general que permite comprender las causas del maltrato infantil.

Factores del niño

No hay que olvidar que los niños son las víctimas y que nunca se les podrá culpar del maltrato. No obstante, hay una serie de características del niño que pueden aumentar la probabilidad de que sea maltratado:

• La edad inferior a cuatro años y la adolescencia

• El hecho de no ser deseado o de no cumplir las expectativas de los padres

• El hecho de tener necesidades especiales, llorar mucho o tener rasgos físicos anormales

Factores de los padres o cuidadores

Hay varias características de los padres o cuidadores que pueden incrementar el riesgo de maltrato infantil, entre ellas:

• Las dificultades para establecer vínculos afectivos con el recién nacido

• El hecho de no cuidar al niño

• Los antecedentes personales de maltrato infantil

• La falta de conocimientos o las expectativas no realistas sobre el desarrollo infantil

• El consumo indebido de alcohol o drogas, en especial durante la gestación

• La participación en actividades delictivas

• Las dificultades económicas

Factores relacionales

Hay diversas características de las relaciones familiares o de las relaciones con la pareja, los amigos y los colegas que pueden aumentar el riesgo de maltrato infantil, entre ellas:

• Los problemas físicos, mentales o de desarrollo de algún miembro de la familia

• La ruptura de la familia o la violencia entre otros miembros de la familia

• El aislamiento en la comunidad o la falta de una red de apoyos

• La pérdida del apoyo de la familia extensa para criar al niño

Factores sociales y comunitarios

Hay diversas características de las comunidades y las sociedades que pueden aumentar el riesgo de maltrato infantil, entre ellas:

• Las desigualdades sociales y de género

• La falta de vivienda adecuada o de servicios de apoyo a las familias y las instituciones

• Los niveles elevados de desempleo o pobreza

• La disponibilidad fácil del alcohol y las drogas

• Las políticas y programas insuficientes de prevención del maltrato, la pornografía, la prostitución y el trabajo infantiles

• Las normas sociales y culturales que debilitan el estatus del niño en las relaciones con sus padres o fomentan la violencia hacia los demás, los castigos físicos o la rigidez de los papeles asignados a cada sexo

• Las políticas sociales, económicas, sanitarias y educativas que generan malas condiciones de vida o inestabilidad o desigualdades socioeconómicas

Prevención

La prevención del maltrato infantil requiere un enfoque multisectorial. Los programas eficaces son los que prestan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos. Entre ellos se encuentran:

• Las visitas domiciliarias de enfermeras para ofrecer apoyo, formación e información

• La formación de los padres, generalmente en grupos, para mejorar sus aptitudes para criar a los hijos, mejorar sus conocimientos sobre el desarrollo infantil y alentarlos a adoptar estrategias positivas en sus relaciones con los hijos

• Las intervenciones con múltiples componentes, que generalmente incluyen el apoyo a los padres y su formación, la educación preescolar y la atención al niño

Otros programas preventivos prometedores son:

• Los destinados a prevenir los traumatismos craneoencefálicos por maltrato (también conocido como síndrome del bebé sacudido, síndrome del niño sacudido o lesión cerebral infligida por traumatismo). Generalmente se trata de programas hospitalarios mediante los cuales se informa a los nuevos padres de los peligros de zarandear a los niños pequeños y de cómo afrontar el problema de los niños con llanto inconsolable

• Los destinados a prevenir los abusos sexuales en la infancia. Generalmente se realizan en las escuelas y les enseñan a los niños:

* La propiedad de su cuerpo

* Las diferencias entre los contactos normales y los tocamientos impúdicos

* Cómo reconocer las situaciones de abuso

* Cómo decir «no»

* Cómo revelar los abusos a un adulto en el que confíen

Estos programas son eficaces para reforzar los factores de protección frente al abuso sexual en la infancia (por ejemplo, el conocimiento del abuso sexual y los comportamientos protectores), pero no hay pruebas de que reduzcan otros tipos de abusos.

Cuanto antes se producen estas intervenciones en la vida del niño mayores son los beneficios que le pueden aportar a él (por ejemplo, desarrollo cognitivo, competencias conductuales y sociales, logros educacionales) y a la sociedad (por ejemplo, reducción de la delincuencia).

Además, el reconocimiento precoz de los casos y la asistencia continua a las víctimas y sus familias pueden ayudar a reducir la recurrencia del maltrato y a paliar sus consecuencias.

Para maximizar los efectos de la prevención y la atención, la OMS recomienda que las intervenciones se realicen en un marco de salud pública y en cuatro fases:

• Definición del problema

• Identificación de las causas y los factores de riesgo

• Creación y puesta a prueba de intervenciones destinadas a minimizar los factores de riesgo

• Difusión de información sobre la eficacia de las intervenciones y expansión de la aplicación de las intervenciones de eficacia demostrada

La respuesta de la OMS

En colaboración con distintos asociados, la OMS:

• Ofrece orientación técnica y normativa basada en datos científicos para prevenir el maltrato infantil

• Promueve el aumento del apoyo a la prevención del maltrato infantil basada en datos científicos y las inversiones internacionales en esta esfera

• Presta apoyo técnico a los programas de prevención del maltrato infantil basados en datos científicos de varios países de bajos y medianos ingresos.

Fuente: OMS

Mosaico literario en lengua castellana: creando puentes entre autores africanos y afrodescendientes

Ha sido presentada online la Antología de la literatura hispanoafricana y afrodescendiente: Textos literarios, científicos y artículos; compilada y coordinada por el escritor de origen guineoecuatioriano, Juan Riochí Siafá, publicada por la editorial Diwan África.

El libro inicialmente pretendía compilar la narrativa, poesía, ensayos y textos de expertos e investigadores guineoecuatiorianos y visibilizar, la evolución de la literatura africana de expresión castellana, la literatura hispanoafricana. Considerando que estamos en el Decenio de la Afrodescendencia, con mucho acierto, el compilador valoró la importancia de utilizar la literatura afrodescendiente para crear una red con autoras y autores afrohispanoamericanos, ofreciendo una mayor cobertura del panorama internacional. Es así como la obra incluye a setenta y siete autores que además de Guinea Ecuatorial, proceden de Angola, Brasil, Camerún, Colombia, Cuba, España, Gabón, Guinea Conakry, Honduras, Perú, República Democrática del Congo, República Dominicana y Uruguay.

Bajo el título, América Latina y África: diálogo con el otro lado del espejo, la escritora y crítica literaria colombiana, Berta Lucía Estrada Estrada, desarrolla el Estudio preliminar que precede a las obras de los diversos autores. En su estudio, Berta Lucía Estrada, sintetiza los lazos indisolubles que unen a América Latina con África reflejados en la cultura, en la música y las danzas, tradiciones, creencias religiosas, lenguas y oralidad, evidenciando que todas constituyen el patrimonio africano que legaron los esclavos a América Latina.

Si en su libro El Sur negro: Crónicas afrolatinas, el periodista y escritor argentino, Pedro Jorge Solans, nos relata cómo viven actualmente los afrodescendientes de esclavos, las palenqueras (símbolo de la lucha por la libertad de los negros cimarrones), en sus respectivas comunidades en los diferentes países de América Latina y el Caribe, y sus crónicas de viaje, revelan la prevalencia de la alegría de la raza y la voluntad de defender la identidad; Juan Riochí Siafá, con la edición de la Antología de la literatura hispanoafricana y afrodescendiente, además de tender puentes entre autores, investigadores, expertas y expertos africanos, y afrodescendientes a nivel internacional, tiene también el objetivo de elevar la literatura africana y Afrodescendiente de expresión castellana al debate crítico y teórico del que ha estado ausente hasta mediados del siglo XX, en que se comenzó a tener en cuenta.

La recopilación de textos, incluye a una nueva generación de escritoras y escritores, investigadores así como autoras y autores de otras generaciones y de reconocido prestigio, con dilatadas trayectorias literarias e investigadoras. Mujeres y hombres que residen en diferentes países del mundo, personas amantes y apasionadas por la cultura.

El libro se elaboró durante la pandemia mundial del coronavirus (covid-19) y está dedicado, a las mujeres y a los hombres que perdieron la vida (doctores y doctoras, enfermeros y enfermeras, personal de limpieza, de voluntariado, etc.) en todos los países del mundo; sobre todo a los mayores que lucharon para que tuviéramos un mundo mejor y una sociedad más justa. A sus familiares, amigos y conocidos se les acompaña en esta gran pérdida.

Por Clara Caballero

Fuente: Fundación Sur

Violencia doméstica contra las mujeres: Reconoce los patrones, busca ayuda

La violencia doméstica es una amenaza grave para muchas mujeres. Conoce los signos de una relación abusiva y cómo alejarte de una situación peligroso.

Tu pareja se disculpa y dice que no volverá a tener una conducta hiriente — pero tienes miedo a que la tenga. A veces te preguntas si te estás imaginando el maltrato o si el dolor físico y emocional que sientes es real. Si esto te suena familiar, puedes estar sufriendo violencia doméstica.

Reconoce la violencia doméstica

La violencia doméstica, también llamada violencia de pareja, ocurre entre personas que tienen una relación íntima. La violencia doméstica puede adoptar muchas formas, entre ellas, el abuso emocional, sexual y físico, y las amenazas de abuso. La violencia doméstica puede darse en relaciones heterosexuales u homosexuales.

Las relaciones abusivas siempre conllevan un desequilibrio de poder y control. El abusador usa palabras y comportamientos intimidatorios e hirientes para controlar a su pareja.

Puede que no sea fácil identificar la violencia doméstica al principio. Aunque algunas relaciones son claramente abusivas desde el principio, el abuso suele comenzar de manera sutil y empeora con el tiempo. Puede que estés experimentando violencia doméstica si estás en una relación con alguien que:

• Te insulta, te denigra o te desprecia

• Te impide o desalienta ir a trabajar o estudiar, o ver a familiares o amigos

• Trata de controlar cómo gastas el dinero, dónde vas, qué medicamentos tomas o qué ropa usas

• Es celoso o posesivo, o constantemente te acusa de serle infiel

• Trata de controlar si puedes ver a un proveedor de atención médica

• Te amenaza con violencia o con un arma

• Te da golpes, patadas, empujones o bofetadas, te estrangula o te produce cualquier otro daño a ti, tus hijos o tus mascotas

• Te obliga a tener relaciones sexuales o a participar en actos sexuales contra tu voluntad

• Amenaza con contar a amigos, familiares, compañeros de trabajo o miembros de la comunidad sobre tu orientación sexual o identidad de género

• Si eres lesbiana, bisexual o transgénero, también podrías estar experimentando violencia doméstica si estás en una relación con alguien que:

• Te dice que las autoridades no ayudarán a una persona lesbiana, bisexual o transgénero

• Te dice que, si cortas con la relación, estás admitiendo que las relaciones lesbianas, bisexuales o transgénero son anormales

• Dice que las mujeres no pueden ser violentas

• Justifica el abuso diciéndote que no eres «realmente» lesbiana, bisexual o transgénero

No te eches la culpa

Es posible que no esté lista para buscar ayuda porque crees que eres, al menos en parte, culpable del abuso en la relación. Se pueden mencionar las siguientes razones:

Tu compañero te culpa por la violencia en tu relación. Las parejas abusivas rara vez asumen la responsabilidad de sus actos.

Tu pareja solo muestra un comportamiento abusivo contigo. Los abusadores suelen preocuparse por las apariencias externas, y les pueden parecer encantadores y estables a las demás personas ajenas a tu relación. Esto puede hacerte creer que sus acciones solo pueden explicarse por algo que tú hayas hecho.

Los terapeutas y médicos que te ven sola o con tu pareja no han detectado ningún problema. Si no le has dicho a tu médico o a otros proveedores de atención médica sobre el abuso, es posible que solo tomen nota de los patrones no saludables en tu pensamiento o comportamiento, lo que puede llevar a un diagnóstico erróneo. Por ejemplo, las sobrevivientes de violencia doméstica pueden desarrollar síntomas que se asemejan a los trastornos de la personalidad. La exposición a la violencia doméstica también aumenta el riesgo de sufrir afecciones de salud mental como depresión, ansiedad y trastorno por estrés postraumático. Si tus proveedores de atención médica se enfocan en tus síntomas, esto podría empeorar tu temor de que tú seas responsable del abuso en tu relación.

Has actuado verbal o físicamente contra tu abusador, gritando, empujando o golpeándolo durante los conflictos. Es posible que te preocupe que tú también seas abusiva, pero es mucho más probable que hayas actuado en defensa propia o con un intenso sufrimiento emocional. El abusador puede usar tales incidentes para manipularte, describiéndolos como prueba de que tú eres el miembro abusivo de la pareja.

Si tienes problemas para identificar lo que está sucediendo, toma distancia y analiza los principales patrones de tu relación. Luego, analiza los signos de violencia doméstica. En una relación abusiva, la persona que usa estos comportamientos de manera rutinaria es el abusador. La persona del lado receptor está siendo abusada.

El embarazo, los niños y el abuso

A veces, la violencia intrafamiliar comienza, o aumenta, durante el embarazo, lo cual pone en riesgo tu salud y la del bebé. El peligro continúa después del nacimiento.

Incluso si tu hijo no es abusado, el simple hecho de ser testigo de la violencia intrafamiliar puede ser perjudicial. Los niños que crecen en hogares abusivos tienen más probabilidades que otros de ser abusados y de tener problemas de conducta. En la adultez, es más probable que se conviertan en abusadores o que piensen que el abuso es una parte normal de las relaciones.

Puede que te preocupe que decir la verdad te ponga en peligro, o ponga en peligro a tu hijo o a otros miembros de la familia, y que pueda romper tu familia, pero buscar ayuda es la mejor manera de proteger a tus hijos y de protegerte tú.

Rompe el ciclo

Si te encuentras en una situación de abuso, es posible que reconozcas este patrón:

• El abusador amenaza con emplear la violencia

• El abusador ataca

• El abusador se disculpa, promete cambiar y ofrece regalos

• Este ciclo se repite una y otra vez

En general, la violencia se vuelve más frecuente y grave con el tiempo. Cuanto más tiempo permanezcas en una relación abusiva, mayores serán las consecuencias físicas y emocionales. Podrías sufrir depresión o ansiedad, o comenzar a dudar de tu capacidad para cuidarte. Podrías sentirte indefenso o paralizado.

Desafíos únicos

Si eres inmigrante, es posible que dudes en buscar ayuda por miedo a la deportación. Las barreras lingüísticas, la falta de independencia económica y el apoyo social limitado pueden aumentar tu aislamiento y afectar tu capacidad para acceder a los recursos.Las leyes de los Estados Unidos garantizan la protección contra el abuso doméstico, independientemente de tu condición de inmigrante. Tienes a tu disposición recursos gratuitos o de bajo costo, incluidos abogados, refugio y atención médica para tus hijos y para ti. Además, podrías ser elegible para recibir las protecciones legales que permiten a los inmigrantes que sufren violencia doméstica permanecer en los Estados Unidos.Llama a una línea nacional de ayuda para la violencia doméstica para pedir asesoramiento. Estos servicios son gratuitos y confidenciales.

Si es una mujer mayor, puede que te enfrentes a retos relacionados con tu edad y con la duración de tu relación. Puede que hayas crecido en una época en la que no se hablaba de la violencia doméstica. Tú o tu pareja podrían tener problemas de salud que aumentan tu dependencia o sentido de responsabilidad.

Si te encuentras en una relación entre personas del mismo sexo, es menos probable que busques ayuda después de una agresión si no quieres revelar tu orientación sexual. Si te ha agredido sexualmente otra mujer, también podrías temer que no te crean.

La única manera de terminar con el ciclo de la violencia doméstica es actuando. Empieza por contarle a alguien sobre el abuso, ya sea a un amigo, un ser querido, un proveedor de atención médica u otro contacto cercano. También puedes llamar a una línea nacional de ayuda para la violencia doméstica.

Al principio, puede que te resulte difícil hablar del abuso. Pero debes entender que no estás solo y que hay gente que puede ayudarte. También es probable que sientas alivio y recibas el apoyo que tanto necesitas.

Crea un plan de seguridad

Dejar a un abusador puede ser peligroso. Considera la posibilidad de tomar estas precauciones:

• Llama a un refugio para mujeres o a una línea de ayuda para la violencia doméstica para pedir consejo. Haz la llamada en un momento seguro (cuando el abusador no esté cerca) o desde la casa de un amigo u otro lugar seguro.

• Prepara un bolso de emergencia que incluya los artículos que necesitarás cuando te vayas, como ropa adicional y llaves. Deja el bolso en un lugar seguro. Ten a mano los papeles personales importantes, el dinero y los medicamentos recetados para poder llevarlos contigo con poca antelación.

• Planifica exactamente dónde irás y cómo llegarás allí.

Protege tus medios de comunicación y tu ubicación

Un abusador puede usar la tecnología para controlar tu teléfono y comunicación en línea y rastrear tu ubicación. Si te preocupa tu seguridad, busca ayuda. Para mantener tu privacidad:

Usa los teléfonos con precaución. El abusador podría interceptar las llamadas y escuchar tus conversaciones. Puede usar el identificador de llamadas, revisar tu teléfono celular o buscar en tus registros de facturación telefónica para ver tu historial de llamadas y mensajes de texto.

Usa la computadora de tu casa con precaución. El abusador podría usar spyware para vigilar tus mensajes de correo electrónico y los sitios web que visitas. Considera la posibilidad de usar una computadora en el trabajo, en la biblioteca o en la casa de algún amigo para buscar ayuda.

Quita los dispositivos GPS de tu vehículo. El abusador podría usar un dispositivo GPS para localizar tu ubicación.

Cambia con frecuencia tu contraseña de correo electrónico. Elige contraseñas que el abusador no pueda adivinar.

Limpia el historial de visitas. Sigue las instrucciones del navegador para borrar cualquier registro de sitios web o gráficos que hayas visto.

Dónde buscar ayuda

En caso de emergencia, llama al 911, a tu número de emergencia local o a la agencia de policía. Los siguientes recursos también pueden ayudar:

Alguien en quien confíes. Acude a un amigo, un ser querido, un vecino, un compañero de trabajo o un consejero religioso o espiritual para que te apoye.

Tu proveedor de atención médica. Los médicos y el personal de enfermería tratarán las lesiones y podrán remitirte a una vivienda segura y otros recursos locales.

Un refugio para mujeres o centro de crisis. Los refugios y los centros de crisis brindan refugio de urgencia las 24 horas, así como también asesoramiento en asuntos legales y servicios de defensa y apoyo.

Un centro de asesoramiento psicológico o de salud mental. En la mayoría de las comunidades existen grupos de asesoramiento y apoyo para las mujeres en relaciones abusivas.

Un tribunal local. El tribunal de distrito puede ayudarte a obtener una orden de restricción que ordena legalmente al abusador a mantenerse alejado de ti o a enfrentarse a un arresto. Los abogados locales pueden guiarte a través del proceso.

No es fácil reconocer o admitir que estás en una relación abusiva, pero siempre puedes pedir ayuda. Recuerda, nadie merece ser abusado.

Afroamiga te recomienda que si necesitas ayuda u orientación no dudes en contactarte a través de la línea de atención nacional 0800-MUJERES (0800-6853737) en donde te proporcionarán la ayuda y acompañamiento necesario.

Fuente: mayoclinic.org

¡El Carnaval también viene de África!

Mientras más se estudia la historia y geografía humana de África más nos enteramos de todos los aportes multidisciplinarios que ha hecho al mundo.  Los que muchos piensan que es una fiesta de purificación (para eso el bañarse o dejarse agua pura en el cuerpo) antes de la Cuaresma Cristiana es una festividad que se remonta a más de cinco mil años y que se exporta de África al mundo.

Los queridos e idolatrados  carnavales nacieron en las fiestas dedicadas a los dioses del antiguo Egipto y Sumaria. A  los invasores romanos les gustó y lo incorporaron a sus variadas celebraciones paganas, lo que hizo que se expandiera por toda Europa Occidental. De allí a los barcos invasores de españoles y portugueses para atracar en la América Abya Yala en el Siglo XV.

El carnaval se fue transformando, se olvidó de los dioses y se convirtió en una descomunal expresión cultural y en no pocos casos de refinada protesta contra el poder establecido.

Seguimos en África, el festival más famoso en Cabo Verde es el carnaval también conocido como el festival criollo. Normalmente se celebra en la mayoría de las islas en febrero, cerca del Miércoles de Ceniza. Las calles están inundadas de juerguistas disfrazados y la atmósfera es electrizante.

¿Y no regresó a África?


En las islas de la República de Cabo Verde, frente a Brasil, tiene lugar un espectacular carnaval que es evidente  incorporó nociones del de Río de Janeiro. Muy famoso es el de Mindelo  en la Isla de San Vicente que dura todo un mes previo al Martes de Carnaval. En la Isla de Sal los ensayos llenan de alegría las pintorescas calles. Miles de turistas van a Mindelo a disfrutar de las mejores exhibiciones de disfraces y  máscaras africanas.

Más abajo, continentalmente, en la populosa Nigeria celebran a todo dar  el Carnival de Cross River. Y allá, en la parte austral, en Sudáfrica se ha hecho la esperada tradición de Johannesburgo, pero se realizan en diciembre ¿Qué tal?

Más carnavales

Se disfrutan en la paradisíaca Seychelles, en pleno Océano Indico. En el este, el Carnaval de Kigali, en Ruanda. Y por supuesto en los países de habla lusitana por donde pasaron los invasores portugueses: Guinea-Bissau, Angola. Imperdible es el carnaval de Queilimane, en Mozambique.

Por cierto, en Mindelo y Queilimane solo se escucha la música africana y se deleitan con sus bailes, los que le da un toque muy especial y distinto a otros carnavales del mundo influenciados por la samba brasileña.

De lo que se entera uno aquí.

Por Reinaldo Bolívar

Octavita de Carnavales, prolongación de las festividades carnestolendas

En Venezuela los Carnavales son sinónimos de alegría, papelillo, caramelos, agua y mucha celebración. es la ocasión propicia para ocultar el rostro, revelar las sonrisa y vestir un disfraz para fantasear con ser lo que desees ser.

Acá también se acostumbra a celebrar la Octavita de Carnaval, la cual se festeja el fin de semana más próximo a la culminación de la fiesta de los disfraces.

Es muy probable que en algún momento te hayas preguntado ¿por qué extendemos el Carnaval y celebramos “la octavita”?

El periodista Héctor Díaz, del diario El Tiempo, de Trujillo, explica de manera jocosa que se trata de una costumbre muy venezolana, donde la música y el “bonche” tienen una segunda oportunidad. Asegura que “los venezolanos nos acostumbramos a hacer celebraciones dobles, es decir, que luego de un festejo “siempre armamos una octavita o una segunda vuelta… las cosas que no pudimos hacer en el momento de la primera celebración, las mejoramos en la octavita”.

De igual manera, el periodista y cultor de los aspectos históricos, Igor García, comenta que “la octavita era una suerte de prolongación de Carnaval que servía para el bonche”. Aclara que en ese lapso no se jugaba con agua ni con otras sustancias, y que en diferentes clubes contrataban orquestas nacionales y extranjeras para amenizar los bailes, “aprovechando el auge que tomaba la salsa en esos momentos de finales de los años sesenta y principio de los setenta”.

Agrega que las carrozas tomaban nuevamente las principales calles y avenidas caraqueñas y desfilaban, aunque no en las mismas cantidades que el lunes o martes previo, “debido a que muchas instituciones públicas prestaban camiones y otros vehículos pesados que servían perfectamente para el diseño de carrozas, pero el miércoles de ceniza debían incorporarlos a las labores habituales”.

Y es así como en gran parte del territorio venezolano la Octavita de Carnaval se presenta como la prolongación de esa sabrosa celebración que implica desde lo filosófico y lo pagano (libertades para el alma, para el cuerpo y la carne). Quizás sea por eso fundamentalmente (no se puede afirmar porque no hay registros, pero se intuye) que la gente decidió darle continuidad al jolgorio y el libertinaje que trae consigo la celebración en honor al Rey Momo.

Fuentes: con información de notiactual.com y ciudadccs.info

El Entierro de la Sardina

El Entierro de la Sardina se celebra el miércoles coincidiendo con el miércoles de Ceniza. Esta celebración es una manera de despedir el Carnaval y dar inicio a la Cuaresma. Este popular personaje que representa los pecaminosos deseos de la carne y el desenfreno, desatados durante las festividades carnestolendas, muere cada miércoles de Ceniza cuando inician, para la feligresía católica, los 40 días de penitencia antes del Domingo de Resurrección.

Este acontecimiento significa que todo lo ocurrido en el pasado va a ser destruido enterrado para que pueda renacer con mayor fuerza. En el pasado, el propósito era enterrar todos los vicios para entrar en Cuaresma. Muchas fiestas españolas terminan con esta ceremonia o similares en las que se quema una figura simbólica que representa el desenfreno vivido durante el Carnaval. 

En muchas poblaciones de Venezuela se realiza esta manifestación popular denominada El Entierro de la Sardina, con esta expresión popular se cierra el ciclo de las fiestas de Carnaval para dejar así garantizado que se realizaran el próximo año.

El Entierro de la Sardina simboliza las festividades de Carnaval esta expresión esta cargada de irreverencia, personajes ambiguos y con roles invertidos así como expresiones de relajamiento. En un principio era asociada con la costumbre de enterrar un costillar de cochino al cual se llamaba sardina, simbolizando la prohibición de comer carne durante los días de cuaresma; hay quienes creen que el entierro de la sardina era una forma de atraer abundancia de la pesca y fertilidad de los animales ante un nuevo ciclo de reproducción, pero también se considera una fiesta típica de los carnavales pues es un tiempo en que normalmente se permite hacer todo lo prohibido y la manifestación también adquiere esas características. Pues es en si una parodia, simulando el paso de un entierro por las calles del pueblo.

En un principio se reúnen los personajes que participaran en la procesión del entierro en la casa de un vecino de la comunidad que celebra la fiesta, allí las mujeres preparan y maquillan a un grupo de hombres que ataviados de disfraces negros con rellenos de trapos y papeles simulando las curvas femeninas; pelucas, velos, sombreros, carteras y tacones forman parte de la vestimenta, llevan en las manos palmas para espantar a los impertinentes y son exageradamente maquillados representando a las viudas de la sardina.

La procesión del entierro es encabezada por un fiscal que se encarga de ir despejando las calles que pasaran con el entierro, le sigue un sacerdote y un monaguillo seguidos de un cortejo fúnebre conformado por una carroza de madera adornada con palmas, flores y diferentes ofrendas, dentro va la figura de una sardina elaborada en cartón y que ha sido pintada y escarchada.

Detrás de la carroza van las viudas de la sardina emulando llantos y gritos de dolor…van confesando sus pecados carnales tras el falso sacerdote. En medio de esta procesión el personaje del Diablo van danzando de un lado a otro tratando d obstaculizar el paso del entierro y tratando de raptar la sardina, pero los personajes que representan los policías mantienen el orden hasta llegar a la plaza, sitio donde aumenta la animación de la colectividad que acompaña la procesión y que generalmente también se disfraza y embetuna la cara o se llenan el cabello de harina o talco.

El recorrido culmina con el paso de la procesión por la avenida que bordea el mar y allí al anochecer lanzan la sardina al agua, mientras las viudas se lamentan, la sardina es devuelta al agua cerrando así el ciclo de festejos carnavalescos.

Esta fiesta es acompañada con música alegre y jocosa, un conjunto musical conformado por tambores, charrascas y el cacho, generalmente la música se convierte en un ritmo de merengue, en Naiguatá, estado La Guaira, nació de esas fiestas las famosas Sardinas de Naiguatá, agrupación que interpreta diversos género y que tienen creaciones festivas y a nivel profesional.

Fuente: venezuelatuya.com/elperiodico.com

17 curiosidades del Carnaval de Venezuela

El Carnaval es una fiesta celebrada en los meses de febrero o marzo (su fecha es movible ya que el calendario litúrgico se rige por el ciclo lunar) y se hace coincidir con el inicio de la cuaresma cristiana.

Tradicionalmente comienza un jueves y termina el martes siguiente. En esta festividad, se combinan elementos como disfraces, grupos que cantan coplas, desfiles y fiestas en la calle. 

Los días lunes y martes son feriados del Carnaval en Venezuela por lo que dan oportunidad de celebrarlos en plenitud. Son famosas las celebraciones en y El Callao, Puerto Cabello, San Diego, Barquisimeto, Carúpano, Maturín y Mérida.

Si bien en cada país las celebraciones carnestolendas tienen sus particularidades, en Venezuela hay rasgos y curiosidades que lo identifican, te presentamos 15 de elementos característicos:

1. Una de las celebraciones carnavalescas más populares en Venezuela es el Carnaval de El Callao. El cual es considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por UNESCO en el año 2016.

2. El Carnaval de El Callao es producto de la interculturalidad en Venezuela, hace más de 100 años; donde participaron los nativos de las Antillas Británicas y francesas, ingleses y del continente africano.

3. En 1914 se llevó a cabo el primer desfile, oficial, en esta zona del país. Hoy, el calipso trinitario continúa sonando y haciendo que la gente baile las calles de El Callao.

4. El calipso es un ritmo musical proveniente de las Antillas, traído a Venezuela por los esclavos del Caribe que llegaron al pueblo de El Callao a trabajar en las minas de oro, popularizando este alegre ritmo en todo el estado Bolívar hasta extenderse al resto del país.

5. El calipso en Venezuela adquirió una personalidad propia, con la incorporación de instrumentos autóctonos como el cuatro, las maracas y tambores de madera, que junto al Steel Band (tambores cilíndricos), timbales y aplausos, resuenan los carnavales en cada rincón del estado Bolívar.

6. Existen agrupaciones consagradas, como The Same People, que se dedican a la conservación y difusión de los valores folklóricos de esta región del país, haciendo del calipso una manifestación cultural que trasciende generaciones.

7. El calipso se canta en patuá o mejor conocido como criollo francés de Venezuela. Se trata de una mezcla del francés, el inglés y el español. Inclusive, el patuá fue prohibido en tiempos de la dictadura gomecista.

8. Las madamas, son el personaje más representativo y respetado en estas festividades. Cuenta la historia que estas “señoras”, traducción en español de madamas, fueron traídas para trabajar como maestras en la enseñanza del inglés y francés, igualmente para la labor en la cocina en la casa de los adinerados mineros.

9. Las Madamas se engalanan con trajes muy coloridos, con fondo de encajes blancos  y turbante de colores y en su falda al lado lleva un lazo que recoge su falda y si es soltera dos lazos de ambos lados.

10. Los negropintos, se encuentran pintados con un preparado a base de carbón molido, papelón y agua, que es aplicado a los turistas y visitantes. Su personalidad es jocosa y ocurrente del carnaval.

11. Los medio pintos no pueden ingresar a la Plaza Bolívar, así que si deseas evitarlos mantente ahí.

12. Los diablos de El Callao, representan la parte mágico-religiosa de estas fiestas, se trajean con colores blanco, rojo, negro y amarillo, cubriéndose la cabeza con grandes máscaras con rostros amenazantes que con su contagiosa danza ponen a bailar a los presentes.

13. Otra de las manifestaciones del carnaval en Venezuela, es el caso de Barquisimeto. Desde el año 2000, destacan los diversos desfiles, las vistosas carrozas y la participación de comparsas. Para la celebración de esta festividad cada año se suman carrozas de diferentes parroquias y se estima entre 100 y 120 carrozas.

14. Una de las festividades más importantes es la de Puerto Cabello , ya que se ha llevado a cabo desde 1871.

15. Mérida celebra durante los días del Carnaval la famosa “Feria del Sol” que tuvo su origen en la fiesta que se celebraba en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Ésta se realizaba en el mes de diciembre, pero debido a las lluvias decembrinas ésta fue cambiada para los meses de febrero y marzo, y en el año 1969 comenzó a festejarse con los carnavales de la localidad. Es conocida también como el Carnaval Taurino de América.

16. En el periodo presidencial de Juan Vicente Gómez, a pesar de tratarse de un gobierno dictatorial, los carnavales no faltaron. Las calles estaban llenas de desfiles y todos salían a observarlos. En la dictadura de Marco Pérez Jiménez los Carnavales tuvieron un gran auge.

17. En los años 80 se realizaban competencias de baile durante estas fechas. Reinaban pasos de baile que estaban en contra de la moral de ese entonces. Algunos de esos pasos eran: la zapa y la mochilera.

Fuente: la tiendavenezolana.com

Los carnavales en Venezuela

La tradición del Carnaval, también conocida como las fiestas “Carnestolendas”, se remonta a ancestrales ritos y prácticas que según los especialistas pueden ser trazados a las antiguas civilizaciones de Grecia y del Medio Oriente, y que fueron a su vez asimiladas por el imperio romano, y diseminadas por los territorios bajo su dominio. Hoy por hoy, el carnaval constituye una de las festividades de mayor arraigo entre los pueblos marcados por la cultura del mundo occidental, presentando una amplia diversidad según la región y gentilicio que lo celebra, pero conservando ciertos rasgos esenciales.

En el mundo contemporáneo el Carnaval se celebra en casi todos los países. Los festejos populares de carnaval se organizan con disfraces, bailes, mascaradas y escenificaciones callejeras con carrozas y música.

El Carnaval en Venezuela constituye una de las festividades más importantes que se encuentra compuesta por una variedad de manifestaciones culturales que han ido evolucionando como parte de la historia.

La tradición del Carnaval llegó junto con la conquista, cuando se tenía la costumbre de jugar con agua, azulillo, huevos y otras sustancias y fue en el siglo XVIII que el Carnaval comenzó a celebrarse en Caracas de manera más refinada, con carrozas, comparsas, entre otras actividades.

El Carnaval se basa en una festividad en la que se combinan diversas manifestaciones culturales como es el caso de la música con las artes relacionadas a los disfraces y los distintos atuendos coloridos, por lo general las fiestas relacionadas al carnaval son celebraciones que se llevan a cabo de manera colectiva y en las calles donde las personas que participan se encuentran con atuendos llamativos ya que estas fiestas típicas son reconocidas por los colores vivos.

Estas fiestas eran vistas como “una válvula de escape o una catarsis” de la sociedad, que antes de la llegada de la cuaresma podían desatarse para luego iniciar, según la religión católica, la purificación en los días de Semana Santa, época de la crucifixión y resurrección del hijo de Dios, Jesús.

Con la llegada del Obispo de Caracas Diez Madroñero, le dio un giro a los Carnavales, y lo convirtió en tres días de júbilo, los cuales se rezaba rosarios y se hacían procesiones, como una forma de evitar los actos pecaminosos.

Años más tarde, gracias al intendente José Abalos, esta festividad volvió a tomar un significado más pintoresco, aunque un poco más refinado que en sus comienzos, ya que para este punto de la historia, el carnaval en Venezuela se trataba de unas fiestas tradicionales, que consistían en carrozas y comparsas donde los esclavos y todas las personas que conformaban la plebe tenían nuevamente la oportunidad de jugar y llevar a cabo bromas con sustancias de todo tipo.

Otro de los avances que tuvo el Carnaval en Venezuela, es la influencia de Antonio Guzmán Blanco, que durante su gobierno el carnaval pasó a ser un tipo de celebración más elegante de la que se conocía hasta ese momento de la historia. En ese entonces, el presidente Guzmán Blanco tuvo las intenciones de acabar con el tipo de celebración que en algunos casos se tornaba un poco agresiva por el uso de agua y otras sustancias, por lo tanto a partir de este momento la celebración del Carnaval en Venezuela pasaba a ser una festividad donde uno de los elementos más importantes serían las comparsas y los disfraces, en lugar de los juegos agresivos con agua y otras sustancias como era en sus inicios, es decir que para este punto de la historia la festividad en el país adquirió un significado y una manera de llevarla a cabo distinta a la anteriormente conocida, el agua fue suplantada por juegos con confeti siendo una manera más sutil y refinada. Y así se mantuvo hasta el siglo XX, Venezuela se llenó de carrozas, disfraces, bailes populares en salones refinados, durante este asueto.

A mediados de los años cincuenta y hasta finales de los sesenta, apareció un nuevo elemento: las famosas «negritas», quienes escondían la identidad en el disfraz para disfrutar sin complejos de la festividad.

Es importante tener en cuenta que hubo un tiempo, como parte de la historia del Carnaval en Venezuela, donde la celebración tenía una relevancia aún mayor por toda la solemnidad que se encontraba presente en la elaboración de complejas carrozas, las cuales eran paseadas por las calles de las ciudades y las comunidades eran atraídas a este tipo de desfiles, estos desfiles iban acompañados de diversas manifestaciones musicales, era común que orquestas completas interpretarán canciones en vivo durante los desfiles, como parte del espectáculo los integrantes de las carrozas se disponían a lanzar caramelos al público que se encontrará en la calles.

En Venezuela los Carnavales conllevan una diversidad de manifestaciones culturales las cuales tienen que ver con la celebración por medio de bailes, el uso de disfraces o máscaras y la conformación de comparsas que recorren las calles de las distintas regiones del país; es decir, muchas de las tradiciones que se llevan a cabo, algunas de manera más específicas, depende de la región o ciudad, ya que las fiestas de carnaval en Venezuela suelen ser muy variadas.

Una de las festividades relacionadas al Carnaval en Venezuela que recibe el nombre de las fiestas de la carne, corresponde a Puerto Cabello , siendo una de las tradiciones más importantes que se ha llevado a cabo desde 1871.

Otra de las manifestaciones del carnaval en Venezuela, es el caso de Barquisimeto dónde se lleva a cabo una celebración que ha tomado una connotación internacional debido a la evolución que ha presentado cada año, desde el año 2000, donde lo que más destaca son los diversos desfiles, las vistosas carrozas y la participación de comparsas. Para la celebración de esta festividad cada año se suman carrozas de diferentes parroquias y se estima entre 100 y 120 carrozas, por lo general se trata de más de 80 comparsas, en las que participan jóvenes, niños y adultos, que desfilan al ritmo de la música de las diferentes bandas juveniles que los acompañan.

Carúpano, estado Sucre, se ha hecho punto turístico en la época de Carnaval porque ha internacionalizado esta fiesta destacada por su vistosidad. El Carnaval de Carúpano recibe cada año a miles de visitantes, quienes atraídos por las alegres fiestas y comparsas inspiran a los residentes para que mantengan la tradición.

Los carnavales de Maturín, capital del estado Monagas, en el oriente del país, tiene el atractivo de su privilegiada ubicación geográfica. Cada año Maturín y su gente celebra de manera entusiasta las festividades del Rey Momo, con la participación de sus comunidades, instituciones educativas e industrias privadas. Durante décadas la avenida Bolívar, congrega a más de 200 mil personas y cada año se suman más. A lo largo de la avenida se ubican los espectadores, quienes la noche anterior al desfile llevan sus asientos para asegurarse un puesto y apreciar el recorrido de las carrozas, comparsas, disfraces individuales de niños y adultos, provenientes de escuelas, comunidades, empresas públicas y privadas, así como las respectivas candidatas que esperan coronarse como la reina del Carnaval.

Son muchas las transformaciones que ha sufrido esta tradición; sin embargo, en el Oriente del país ha prevalecido el gusto por las rumbas con influencia africana, europea, caribeña y carioca. También es común la música afroamericana en ritmos de salsas, merengues, los calipsos y la samba. Asimismo, se aprecian disfraces brasileños que se confunden con las fantasías de temáticas modernas, en donde por supuesto no faltan las tradicionales diversiones orientales como el Pájaro Guarandol, el Carite, la Burriquita y el Chiriguare.

La ciudad de los caballeros, como se conoce a Mérida, celebra durante los días del Carnaval su internacionalmente famosa «Feria del Sol» que tuvo su origen en la fiesta que se celebraba en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción, la cual se realizaba en el mes de diciembre, pero debido a las lluvias decembrinas ésta fue cambiada para los meses de febrero y marzo, y en el año 1969 comenzó a festejarse con los carnavales de la localidad. Es conocida también como el Carnaval Taurino de América.

El más tradicional y famoso Carnaval de Venezuela es el de El Callao, donde las comparsas llegan a formarse con 300 y más personas. Los preparativos comienzan desde enero. Cada comparsa tiene su propio conjunto musical, igual que en Brasil, y todos se identifican con una vestimenta especial para presentarse el día martes que es la fecha especial para salir a bailar calipso a las calles.

La fiebre del oro al sur de Venezuela atrajo a la población de El Callao una gran cantidad de inmigrantes, en especial de las antillas británicas y francesas, trayendo consigo el calipso, género musical que en el país tomó sus propios rasgos y se convirtió en el centro de la celebración del Carnaval en el estado Bolívar.

La explotación minera en el sureño estado Bolívar generó una mezcla de culturas producto de la inmigración, que enriqueció las tradiciones culturales de la región, especialmente el aporte afroantillano, que trajo a la población el calipso y la fiesta del Carnaval.

En estos Carnavales son famosas las madamas, vestidas a la usanza antigua, y los diablos, que exhiben impresionantes máscaras, y tridones, con los cuales van abriendo paso a las comparsas.

También son populares las celebraciones en el Zulia, los “mamarrachos” y “los viejitos” realizan el tradicional desfile de disfraces. En Trujillo, la muñeca de La Calenda realiza un baile donde aparecen diversos y curiosos personajes.

Independientemente donde te encuentres podrás disfrutas y acompañar la alegría del venezolano, la música y el baile serán el centro de estas fiestas.

La importancia que tiene el Carnaval en Venezuela radica principalmente en tratarse de una tradición que ha formado parte de la historia de este país, ya que se han constituido como tradiciones que las distintas comunidades de las diversas regiones del país ha logrado permanecer a través de los años y por distintas generaciones convirtiendo al Carnaval en una festividad donde abundan las diversas manifestaciones culturales que de cierto modo conforman la identidad del país, y sigue evolucionando conforme pasan los años como parte importante de la cultura venezolana.

Se puede considerar al Carnaval como otro de los encuentros importantes que tiene el venezolano con su propia cultura y la influencia de las manifestaciones de otras culturas que ha recibido. De tal manera que la celebración del Carnaval propone ser la oportunidad perfecta para seguir manteniendo todas las tradiciones que han sido parte de la historia del venezolano y que además se constituye como una actividad recreacional que incluye a personas de todas las edades, de todas las clases sociales y de todas las regiones del país. ¡Viva el Carnaval!.

Fuente: soiven.com

La violencia de género en situaciones de emergencia

La violencia basada en el género (VBG) es un término utilizado para describir los actos perjudiciales perpetrados en contra de una persona sobre la base de las diferencias que la sociedad asigna a hombres y mujeres. Mientras que se entiende a veces que la interpretación más amplia de la violencia de género incluye tipos específicos de violencia contra hombres y niños, tanto históricamente como en la actualidad el término se utiliza principalmente como una forma de poner de relieve la vulnerabilidad de las mujeres y las niñas a las diversas formas de violencia en los lugares donde son víctimas de la discriminación porque son mujeres. Entre los ejemplos de violencia de género que afectan a las mujeres y las niñas en todo su ciclo vital cabe destacar: el aborto selectivo por razones de género, las diferencias en el acceso a la alimentación y los servicios, la explotación y el abuso sexual, el matrimonio infantil, mutilación/ablación genital femenina, el acoso sexual, el abuso en el precio de la dote, los asesinatos de honor, la violencia doméstica o íntima, la privación de la herencia o de los bienes, y el maltrato de las personas mayores.

Un aspecto fundamental de la violencia de género contra las mujeres y las niñas es que la violencia se utiliza en las culturas de todo el mundo como una forma de preservar y mantener la subordinación de la mujer con respecto al hombre. En otras palabras, los actos de violencia contra las mujeres y las niñas son a la vez una expresión y una manera de reforzar la dominación masculina, no sólo sobre las mujeres y las niñas individuales, sino las mujeres como una clase entera de personas. La violencia tiene sus raíces en los desequilibrios de poder y desigualdad estructural entre hombres y mujeres.

Aclarar que la discriminación de género es un elemento central en la comisión de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas refuerza las obligaciones de los estados para trabajar hacia la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas como parte de sus responsabilidades para proteger y promover los derechos humanos universales. 

En estos casos, la comunidad humanitaria tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad, el bienestar y los derechos de las personas en riesgo de violencia de género, independientemente de si existen datos sobre el verdadero alcance del problema. Es probable que los datos disponibles sobre la violencia de género, incluidos informes de la policía, jurídicos, médicos o de otras fuentes, sólo representen una proporción muy pequeña del número real de incidentes de violencia de género. Por lo tanto, se debe asumir que la violencia de género será un problema en toda situación de emergencia, lo que requiere que todos los actores humanitarios (por ejemplo, las personas que trabajan dentro y fuera de los sectores de agua y saneamiento, salud, nutrición, logística, educación, protección, etc.) tomen medidas para hacerle frente.

En caso de emergencia, los sistemas de protección de la infancia –incluidas las leyes, políticas, normas y servicios en todos los sectores sociales, en especial de bienestar social, educación, salud y seguridad– se debilitan e interrumpen. El desplazamiento y la separación de las familias y las comunidades colocan a las mujeres y las niñas en mayor riesgo de violencia y abuso. La violencia sexual puede ser utilizada como método de guerra para brutalizar e infundir miedo a la población civil.

De acuerdo con Directrices sobre la violencia basada en el género en situaciones de crisis humanitaria , del Comité Permanente entre Organismos, UNICEF se compromete con los principios de seguridad, confidencialidad, respeto y no discriminación centrados en la persona sobreviviente, que tratan de minimizar el daño y maximizar la eficiencia de las intervenciones de prevención y de respuesta. El enfoque de UNICEF para hacer frente a la violencia de género reconoce que la lucha contra la violencia de género requiere una estrategia integral que dé prioridad al acceso a los servicios y fomente a la vez un entorno protector por medio de la coordinación de la prevención de la violencia de género y las actividades de respuesta de todos los actores humanitarios. UNICEF y sus aliados apoyan las reformas de las políticas y la implementación de mecanismos para fomentar un entorno protector para mujeres, niñas, hombres y niños. UNICEF promueve el fortalecimiento de la capacidad del personal de salud, bienestar social, justicia y seguridad para reconocer y controlar la violencia de género mientras que proporciona a los sobrevivientes unos servicios rápidos y respetuosos. Por último, UNICEF apoya los debates de la comunidad que abordan las normas de discriminación para cambiar los comportamientos nocivos y poner fin a la violencia de género.

Fuente: UNICEF

La violencia contra la mujer: Las estrategias que han funcionado para combatirla

¿Cómo se han enfrentado las mujeres al flagelo de la violencia de género?

¿Qué caminos, estrategias y medidas han ideado para defender su integridad física y crear coaliciones y alianzas que les permitan lograr la justicia y la igualdad entre los géneros?

¿Qué ha funcionado bien y por qué, y cómo se pueden apoyar y ampliar sus esfuerzos?

La violencia contra las mujeres y las niñas es una forma virulenta de abuso y discriminación que no conoce de razas, clases sociales ni identidades nacionales. Adopta múltiples formas y puede ser física, sexual, psicológica y económica, aunque esas formas suelen estar todas interrelacionadas, pues desencadenan complejos efectos mutuos. Otros tipos específicos de violencia, como la trata de mujeres y niñas, trasciende con frecuencia las fronteras nacionales. Se calcula que cada año, hasta dos millones de personas, muchas de las cuales proceden de los más de 150 países que constituyen el «Sur global», son objeto de comercio para la prostitución, los trabajos forzados, la esclavitud o la servidumbre. Al poner en peligro la seguridad, libertad y autonomía, de las mujeres y niñas, la violencia de género vulnera sus derechos e impide su participación plena en la sociedad y el pleno desarrollo de su potencial como seres humanos.

Una de cada tres

Aunque las estadísticas mundiales de la violencia de género varían de un lugar a otro, según las estimaciones, a lo largo de su vida, una de cada tres mujeres es maltratada, coaccionada para que mantenga relaciones sexuales o sometida a otros abusos. Entre el 30% y el 60% de las mujeres que han tenido pareja alguna vez han sufrido violencia física o sexual a manos de su compañero, y entre el 7% y el 48% de las niñas y jóvenes de edades comprendidas entre los 10 y los 24 años afirman haber mantenido sus primeras relaciones sexuales bajo coacción, con los consecuentes riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual, como el VIH/SIDA.

El costo de la violencia es extremadamente alto, ya que incluye los gastos directos de los servicios necesarios para tratar y apoyar a las víctimas y sus hijos y llevar a los agresores ante la justicia, y el costo incalculable del daño que puede infligirse a las familias y las comunidades a través de generaciones, reforzando otras formas de violencia prevalentes en la sociedad.

No obstante, las mujeres no han aceptado estas violaciones de su integridad física y mental, y se han enfrentado a la violencia de género diariamente, con acciones grandes y pequeñas, con o sin el apoyo de los Estados y los organismos internacionales. A través de actividades sancionadas por la sociedad, como la denuncia y el descrédito de los agresores, canciones y otras expresiones artísticas, el recurso a las redes confesionales, o las nuevas formas de organización transnacionales, las mujeres han establecido alianzas, han ejercido presión en los Estados y los gobiernos municipales, han evocado las normas internacionales de derechos humanos y han recurrido a las organizaciones continentales y regionales para llamar la atención sobre estas relaciones y prácticas sociales opresivas y exigir resarcimiento.

El «Sur global»

Según nuestros estudios sobre la mujer en el «Sur global», suelen ser la pareja o los familiares quienes ejercen la violencia, mediante violaciones y ultrajes, prácticas de mutilación genital femenina en partes de África, el Cercano Oriente y el Oriente Medio, asesinatos por la dote en Asia meridional, el infanticidio de niñas, la selección prenatal del sexo y el abandono sistemático de las niñas, en particular en Asia meridional y oriental, el África septentrional y el Oriente Medio. Pero también pueden cometer violencia de género personas en puestos de confianza, como el personal internacional de la paz o funcionarios de la policía nacional en zonas de conflicto, que violan, acosan y explotan sexualmente a sus víctimas, con frecuencia como estrategia intencionada para humillar al adversario, aterrorizarlo y aniquilar una sociedad, como ocurrió recientemente en la República Democrática del Congo o Guinea.

Además, el Estado mismo puede infligir violencia mediante actos directos de comisión y omisión, o mediante actos y posturas militaristas de sus diversos mecanismos de represión, mientras que las políticas económicas y sociales del Gobierno pueden abocar sistemáticamente a grandes segmentos de la población, en particular los grupos desfavorecidos, las mujeres y los habitantes de las zonas rurales, a la pobreza, la privación y la indignidad, situaciones todas que pueden considerarse formas de violencia.

Las dificultades económicas agravan las circunstancias, en particular de las mujeres pobres que, por ejemplo, permanecen con parejas que abusan de ellas o adoptan prácticas de riesgo, como el comercio sexual, para sobrevivir. Incluso cuando las mujeres trabajan arduamente para salir de la extrema pobreza, pueden ser agredidas físicamente por conseguir la independencia económica, mientras que otras mujeres pueden ser acusadas de brujería o de cometer actos inmorales. Algunas también han sufrido violencia al intentar participar en elecciones locales o nacionales, como sucedió en Kenya en 2007, o en México, donde algunas mujeres casadas se han abstenido o han dejado de participar en proyectos de desarrollo porque sus cónyuges percibían su creciente empoderamiento como una amenaza a su autoridad patriarcal y las golpeaban para tratar de impedirlo.

Caminos y estrategias

En gran medida, fueron los movimientos sociales de mujeres y las organizaciones feministas quienes atrajeron la atención mundial sobre la violencia de género. Los colectivos de mujeres han creado redes nacionales, regionales y mundiales y han desempeñado una función primordial en la toma de conciencia y la reivindicación de un cambio positivo en las actitudes y prácticas comunitarias en relación con la violencia de género. Estas redes han inspirado diversas campañas que han transformado radicalmente las normas, leyes, políticas y prácticas. Encontramos también ejemplos destacados de liderazgo de mujeres en países en conflicto tan alejados unos de otros como Colombia y la República Democrática del Congo.

Las mujeres han exigido a sus gobiernos que armonicen la legislación local con los dictados de las normas internacionales de derechos humanos. En consecuencia, muchos países del hemisferio sur han promulgado leyes contra la violencia y el acoso sexual a las mujeres, han adoptado medidas encaminadas a lograr la igualdad entre los géneros y han coordinado las iniciativas nacionales a fin de asegurar la aplicación plena y efectiva de la legislación. Sin embargo, las leyes aprobadas no se han aplicado estrictamente y, en muchos casos, no están al alcance de quienes las necesitan debido al elevado costo de las demandas judiciales. Además, muchas iniciativas nacionales no cuentan con fondos suficientes, son de escaso alcance y están concentradas de manera desproporcionada en las zonas urbanas y prósperas, en detrimento de las comunidades rurales y desfavorecidas. Uno de los factores principales que impiden la aplicación efectiva de las leyes y políticas es la falta de voluntad política y de compromiso con la igualdad entre los géneros.

Las mujeres también han propugnado enérgicamente la reforma del sistema de justicia penal para que tenga más en cuenta sus necesidades. Piden que los jueces y los agentes del orden público reciban una nueva formación a fin de que atiendan con consideración a las víctimas y que se apliquen las normas internacionales y regionales de derechos humanos a los casos de violencia contra la mujer, se creen tribunales especiales o comisarías de policía con personal femenino y se establezcan procedimientos e instituciones de investigación dirigidos por personas cuyas actitudes sean reflejo de las de la sociedad en la que ejercen sus actividades.

La idea de que las mujeres entienden mejor las experiencias de otras mujeres y suelen poder comunicarse más eficazmente con mujeres de la localidad y servir de modelos para su empoderamiento ha llevado a la creación de comisarías de policía en el Brasil integradas únicamente por personal femenino, o a que en algunas misiones de consolidación de la paz de las Naciones Unidas haya mujeres en el personal de los cascos azules. La prestación de servicios de apoyo a las víctimas de la violencia, como albergues, gabinetes de asesoramiento jurídico y centros de ayuda psicosocial, ha sido decisivo en los esfuerzos de movilización de las mujeres. Los servicios disponibles no están concebidos para atender las necesidades específicas de la mujer y los que necesitan las mujeres no suelen existir. Las mujeres han decidido hacer las cosas por sí mismas porque las políticas nacionales no atienden muchas veces sus necesidades.

Organizaciones de mujeres de todo el mundo han abogado a favor de la lucha contra la violencia de género lo que también contribuye al éxito de la campaña del Secretario General «Unidos para poner fin a la violencia contra las mujeres» y de la Estrategia y marco de acción para hacer frente a la violencia por motivos de género, del Fondo de Población de las Naciones Unidas. Algunas de las cuestiones que abarca esa Estrategia y marco de acción son las siguientes:

Impunidad: la alta tolerancia existente hacia la impunidad, a la que se debe hacer frente y poner fin.

La prevención y la función de los hombres y los niños: en la actualidad, la mayoría de las organizaciones que luchan contra la violencia se dedican fundamentalmente a la prevención, centrándose de forma general en el trabajo con los niños y los hombres. Sin embargo, existe acuerdo en que esto debe hacerse sin permitir que los hombres se «apropien del problema» y que es preciso determinar la función de cada cual, incluida la de los hombres y los niños, en la lucha contra la violencia de género, respetando a la vez el liderazgo y la voz de las mujeres en la definición de esta cuestión.

Lucha contra las culturas de la violencia: la dinámica de la sociedad sigue favoreciendo la violencia de género, y las actitudes comunitarias tradicionales y contemporáneas que protegen a los agresores son un aspecto clave a ese respecto. Sin embargo, es importante revisar la forma en que se suele analizar la cultura en lo que se refiere a la violencia de género y ocuparse de las denominadas «prácticas culturales tradicionales» y otras formas de violencia que encuentran respaldo en las actitudes y prácticas contemporáneas.

Datos: se necesitan datos fiables sobre la prevalencia e incidencia de distintas formas de la violencia de género, así como sobre los métodos y estrategias que han funcionado mejor para reducirla en contextos diversos. Es necesario dedicar recursos para documentar los trabajos y contribuir a la constitución de un acervo más amplio de conocimientos en este ámbito.

Recursos: los gobiernos y la sociedad civil deben proporcionar recursos suficientes para la lucha contra la violencia de género en todos los ámbitos (desde la prestación de servicios y el acceso de las víctimas al sistema judicial, hasta la formulación de estrategias de educación y prevención), en particular a las personas que trabajan sobre el terreno, puesto que es allí donde deben sentirse primero los efectos de las intervenciones.

La reducción de la violencia contra las mujeres debería considerarse un indicador directo del desarrollo en general y, en particular, del grado de consecución del Objetivo de Desarrollo del Milenio relativo a la igualdad entre los sexos. La atención y el apoyo políticos deben centrarse cada vez más en comprender las vías que adoptan las propias mujeres para hacer frente al persistente flagelo de la violencia de género, en particular en el «Sur global».

Fuente: https://www.un.org/

« Entradas anteriores

© 2022

Tema por Anders NorenArriba ↑