Mes: octubre 2015

Magnicidio y saqueo imperial ocurrido en Libia en 2011 fue producto de una guerra mediática

“Lo ocurrido en Libia en el 2011 fue producto de una guerra mediática; una historiaMustafa Al Zaide preparada, en donde el imperialismo apoya a los medios de comunicación y utiliza a las grandes potencias para dominar pueblos y para que funcione esa dominación necesita unos regímenes determinados, en los cuales no es posible la existencia de pueblos libres porque las potencias perderían su poder”, así lo expresó el Vocero de la Resistencia Libia, Mustafa Al Zaide, durante el foro Libia: A 4 años del magnicidio y saqueo imperial.

En la actividad, que se efectuó este martes en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, el panelista libio informó que la resistencia en su nación sigue y va a continuar. “El Gobierno de los cómplices sólo tiene el mando sobre el 10% del territorio”.

Tras señalar que la mitad de los que conforman el Consejo Nacional de Transición en Libia son desconocidos, lamentó que la nación africana haya sido objeto de lo que denominó “la más grande operación militar” ocurrida después de la Segunda Guerra Mundial.

Explicó que en gran medida la agresión imperial a Libia se implementó con la finalidad de dar al traste con los grandes progresos que había logrado para su país Muammar Al-Gaddafi en educación, salud, vivienda, economía, e infraestructura, y porque además éste era el gran impulsor de la unidad africana.

Embajador Afif TajeldineEn el foro que colmó el recinto de participantes, también participó Afif Tajedine, Embajador en Libia en el 2011, quien hizo mención a los diferentes montajes que a lo largo de la historia ha realizado occidente para intervenir e invadir diferentes países en el mundo.

El actual Embajador de Venezuela en Túnez, precisó que el hecho de que Libia tuviese cuantiosas reservas monetarias, petroleras, gasíferas, preponderancia en la política internacional e intenciones de crear una moneda común para África, la convirtió en blanco de ataques por parte de las potencias imperiales que sentían sus intereses amenazados.

“Desde nuestro punto de vista el esfuerzo de Naciones Unidas para formar un gobierno de unidad dentro de Libia es una muestra más del plan que tiene para mantener al islam político dentro de ese país, conservándolo como centro de formación, preparación y logística para ser usado en cualquier parte del mundo, donde Estados Unidos así lo requiera”, aseveró el diplomático.

La actividad organizada por el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, a Rolando Seguratravés del Despacho del Viceministro para África, y por el Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre África y su Diáspora (Centro de Saberes Africanos) se nutrió además con las experiencias narradas por los periodistas de Telesur Rolando Segura y Jordan Rodríguez, corresponsales en Libia en el 2011.

Segura relató que la invasión de la OTAN a Libia generó una gran cantidad de muertes- 100 mil según indican algunas fuentes- y comentó que está nación sigue siendo noticia por todo el caos en el cual sigue inmersa.

Dijo que durante la cobertura que realizó en Trípoli pudo apreciar cómo los hechos que ocurrían eran manipulados para generar siempre una matriz de opinión adversa al líder libio.

Narró la manera cómo fueron realizados los bombardeos por las potencias imperiales a fin de cercar a Trípoli y arremeter contra la nación porque “al final nunca aparecieron las pruebas de los barrios que supuestamente bombardeó Gaddafi”.

Jordan RodríguezPor su parte, Rodríguez dijo que “la maldición de Libia fue nadar sobre petróleo. Se convirtieron en un gran objetivo” de las potencias imperiales que no dudan en repetir su guión cada vez que les apetece.

Dijo sentirse frustrado por lo ocurrido en Libia, un país prospero, que fue masacrado a base de mentiras montadas, “fueron momentos muy duros como bolivariano y revolucionario ver morir a tanta gente”, además de que más de la mitad de la población salió del territorio libio.

Participantes en el foroLos asistentes a la actividad participaron activamente generando una serie de interrogantes al grupo de panelistas, lo que permitió aclarar algunas inquietudes y profundizar en algunos puntos específicos.

Texto: Janite Fuentes

Fotos: Malva Suárez

Este martes se realizará foro sobre el magnicidio y saqueo imperial en Libia

Afiche foro Libia A 4 años del magnicidio y saqueo imperialCon la intención de revisar los diferentes elementos que produjeron la intervención imperial en la Gran Al Yamahiriya Árabe Libia y el saqueo en su territorio en el 2011, este martes 20 de octubre se realizará el foro Libia: A 4 años del magnicidio y saqueo imperial, en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño.

            La actividad organizada por el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, a través del Despacho del Viceministro para África, y por el Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre África y su Diáspora (Centro de Saberes Africanos) permitirá disertar además acerca del montaje imperial que se efectuó para para justificar la intervención, el saqueo y la agresión imperial en Libia y la situación actual de su pueblo tras la injerencia de la OTAN y las constantes violaciones a los derechos humanos de ese pueblo.

Asimismo, los ponentes hablarán sobre la actual estrategia imperial en el mundo y los mecanismos de intervención, los cuales lejos de haber cesado siguen siendo aplicados en varias naciones, generando muertes y grandes pérdidas materiales.

Cabe recordar que Libia bajo la conducción de Muammar Al-Gaddafi era el país con los mejores indicadores del continente africano, una nación con importantes recursos petroleros y acuíferos y con un líder que, además de ser el principal impulsor de la unidad africana, cooperaba con las naciones hermanas en pro de su desarrollo.

La Cancillería y el Centro de Saberes Africanos invitan a participar en este foro que se efectuará a partir de las 3 de la tarde; la entrada es gratuita.

Por Janite Fuentes

La historia afro se incluirá en textos escolares del país

AfroecuatorianosLa comunidad negra de Ecuador recuerda su Día Nacional todos los primeros domingos de octubre, desde que en 1997 fuera instaurado este evento. Fue una movilización a nivel nacional, en la que los líderes afros llegaron al pleno del Congreso Nacional para exigir que se aprobara la propuesta de ley.

Así el Congreso emitió una “resolución legislativa” que además de reconocer el Día Nacional del Negro ecuatoriano, declaró a Alonso de Illescas como ‘Héroe Nacional’. Además se propuso que la historia del pueblo afro sea parte de los libros históricos del país para el estudio de las nuevas generaciones.

Esta última propuesta, según contó la asambleísta Zobeida Gudiño, por fin entrará en vigencia desde el próximo año con la nueva redacción de los textos de educación inicial, básica y bachillerato

“Después de varios años de una lucha constante, se acordó con el Ministerio de Educación incluir en los libros la historia del pueblo negro en el Ecuador, su importancia y participación en los hechos principales de la nación. Eso entrará en vigencia desde el próximo año lectivo en mayo en la Costa y en septiembre de 2016”, reiteró Gudiño en el programa que se celebró en el pleno de la Asamblea.

Ese espacio no fue exclusivo de los legisladores. Las curules las ocuparon los dirigentes, los estudiantes y las madres que día a día luchan con instaurar en sus comunidades las reivindicaciones de un pueblo que hasta hace poco se sentía relegado e invisible en la sociedad ecuatoriana.

“Desde que se instauró el día del negro ecuatoriano han pasado 18 años y este tiempo ha servido para que el Estado nos reconozca como personas; antes de ese reconocimiento éramos cualquier cosa menos seres humanos y luego se afianzó esa conquista con la Constitución de 2008”, refirió Alodia Borja, jurista de profesión e incansable defensora de su raza.

Ella cuenta que hasta antes de 1997 cuando un negro pasaba por los exteriores del Poder Legislativo corría el riesgo de ir preso. “Si éramos mujeres nos tildaban de prostitutas o delincuentes y a los hombres de drogadictos y ladrones. Era un estigma ser negro, pero eso ha cambiado, aunque no llegamos a conquistar todos nuestros derechos”, reitera Alodia.

De acuerdo al último censo del Instituto Nacional de Estadísticas de Ecuador  (INEC) en 2010, la población afro representa el 7% del total de los ecuatorianos en el territorio, pero según las comunidades el porcentaje es mayor. “Hay muchas personas que en el censo, al ser hijos de un mestizo y un negro, se declaraban mestizos, no había la autovaloración de nuestra comunidad por todo el rechazo y la discriminación de la que hemos sido víctimas”, dijo Martha Rivas, representante de Santa Elena, para quien uno de los mayores retos es la participación de toda la población negra en el trabajo, sobre todo en instituciones públicas.

“Queremos oportunidades laborales porque no vemos que exista la misma apertura al negro que al que viene de otra comunidad”.

Dilver Sánchez, representante de Los Ríos, reconoce que aunque hoy existe más participación de los negros en la educación, el acceso a carreras universitarias y su culminación son un tema pendiente.

“La preparación mayoritaria de los pocos que han ido a la educación superior en nuestro pueblo ha sido en jurisprudencia, pero hoy debemos reconocer que a muchos de nuestros chicos les falta el puntaje para poder llegar a esa y otras carreras, porque pese al avance no se puede equilibrar en 8 años lo que se ha relegado por más de 400”.

Fuente:  El Telégrafo.com

© 2022

Tema por Anders NorenArriba ↑