Todos los 4 de diciembre, los devotos festejan a la santa católica y a Changó, que aunque es un santo de origen yoruba, los esclavos africanos  lo incorporaron al altar católico para realizar sus ritos.

Santa Bárbara nació a principios del siglo III, en Nicomedia, una ciudad ubicada cerca del mar Mármara. El tirano rey Dióscoro, padre de la santa fue quien le hizo la vida imposible, ya que su hija era devota cristiana.

Al enterarse de la fe de su hija Dióscoro la encerró en un castillo, allí la venerada santa mandó a construir tres ventanas para simbolizar a la Santísima Trinidad. El padre la obligó a casarse, pero Bárbara se opuso al matrimonio y le dijo a su progenitor que elegía a Cristo como su esposo. Tras el hecho el padre de la santa quiso matarla, pero Bárbara huyó del lugar aunque Dióscoro la consiguió y la torturó.

Las tortura lideradas y autorizadas por su padre las vivió atada a un potro. Fue desgarrada con rastrillos de metal y colocada en un lecho con trozos de cerámica que la cortaban. A la santa católica la quemaron con hierro al fuego y por ultimo un juez fue quien decidió mandarla a ejecutar.

Santa Bárbara fue condenada a la pena capital y su propio padre fue el encargado de decapitarla en la cima de una montaña el 4 de diciembre de hace más de mil años.

Vínculo con Changó

Es común ver en las celebraciones a Santa Bárbara, en Venezuela, altares donde se ve a la santa acompañada de Changó, un oricha de la religión yoruba. Los esclavos africanos que llegaron a Cuba fueron los encargados de hacer el vínculo entre la santa católica y el oricha africano.

Aunque a los católicos prefieren que no se vincule a Santa Bárbara con la santería, en el siglo XVI los esclavos africanos que llegaron a tierras cubanas para trabajar en las plantaciones de caña no podían manifestar sus creencias de forma pública y fue por eso que presentaban a sus orichas por santos católicos.

Changó, que en muchos altares está al lado de Santa Bárbara, es considerado por los creyentes en la religión Yoruba como el dios del trueno, del rayo, del fuego, la guerra, la danza, de toda la música y de la belleza masculina; patrón de las tempestades, adorado, temido y deseado por todos.

Mientras que en las imágenes que veneran los católicos Santa Bárbara aparece con la espada con la cual fue decapitada, razón por la que se relaciona con la guerra, pero los historiadores dicen que ello es reflejo de fe inquebrantable.

A la santa católica se le asocia con el color rojo, que representa la sangre de cristo, Santa Barbara tiene un cáliz que tiene como significado su conversión al catolicismo y un rayo que presuntamente cayó durante su martirio, por esto a la santa se le vincula con los explosivos y es considerada la patrona del arma de artillería.

Tambores y festejos

En el país varias poblaciones llevan su nombre. Santa Bárbara es la Santa patrona de Guaraque, en el sur del estado Mérida y de la población de Rubio, en el estado Táchira. También llevan su nombre las ciudades de Santa Bárbara de Barinas y Santa Bárbara del Zulia, cercana al Relámpago del Catatumbo del lago de Maracaibo, al igual que otros pueblos de la geografía nacional.

Los devotos a Santa Bárbara conmemoran la muerte de la Santa como si de una fiesta se tratase. Es común ver altares llenos de velas y velones rojos, acompañados por las imágenes de la santa y copas de vino.

En esos alteares también se le ofrende alimentos como, tortas, cambures, manzanas, mandarinas y otras frutas más.

Los santeros e integrantes de la religión yoruba comienzan las fiestas desde las 12:00 a.m. del 4 de diciembre. Donde haya una fiesta de Santa Bárbara se escucharán los cohetes y tambores para celebrar a la Santa que prefirió morir  por su fe.

Fuente: efectococuyo.com